• Inicio
  • Medios
  • Noticias
  • Bernardo Toro: ‘La crisis climática es el gran reto que enfrentan las sociedades’

Bernardo Toro: ‘La crisis climática es el gran reto que enfrentan las sociedades’

El Centro de estudios de la Orinoquia de la Universidad de los Andes habló con el filósofo y educador, promotor del “paradigma del cuidado”.

Bernardo Toro

Bernardo Toro, Director de Fundación Avina en Colombia 

Es responsable de la Fundación Avina en Colombia y miembro del Consejo Internacional del Instituto Ethos de Brasil, uno de los pensadores más importantes de la educación y la democracia en América Latina, el cual viene impulsando el cuidado como acción para adaptarnos proactivamente al desafío del cambio climático y por la construcción de sociedades más equitativas.

La crisis climática es un tema constante y sonante; y es necesario iniciar acciones que promuevan el cuidado del medio ambiente para su conservación. Según la ONU tenemos solo diez años para reducir a la mitad las emisiones de carbono si queremos evitar los escenarios más catastróficos del calentamiento global; que serían inevitables si seguimos quemando combustibles fósiles, comiendo carne y deforestando al ritmo actual.

Para Bernardo, la crisis climática es el nuevo determinante de la vida humana y es necesario entender que el planeta no está en riesgo, son sus habitantes los que están en alto riesgo.

¿En qué se basa la teoría del cuidado?

Más que una teoría es un paradigma, un paradigma no cambia nada, reordena lo mismo, pero en sí no cambia nada. El cuidado tiene una doble función, puede parar el pasado y prevenir el futuro y eso hace del cuidado un concepto muy poderoso, es la única actuación que tiene ese doble efecto. Debemos cuidar al otro, a uno mismo, al lejano, cuidar las transacciones de la realidad en sí misma.

¿Cuáles son las acciones a tener en cuenta para el cuidado de sí mismo y del otro?

Cuidar de sí mismo es lo más importante, primero ‘póngase la máscara’ y luego ayude al que está a su lado. El autocuidado en salud es primero; aprender a lavarnos las manos es el más básico e importante de todos, eso previene el 80% de las enfermedades infecto contagiosas, pero nosotros, por ejemplo, ponemos más interés en desarrollar un gran edificio de cardiología que lavarnos las manos.

El cuerpo es muy valioso y los colombianos no lo hemos entendido, por eso matamos, torturamos, descuartizamos, quemamos, pateamos; hay cien mil cuerpos desaparecidos y a nadie le importa, pero si fuesen cien mil monedas de oro desaparecidas, ya todo el mundo las estuviese buscando. No es posible enfrentar la crisis climática sin una cultura del cuerpo, la gente cree que se puede salvar sola, y no sabe que si no salvo el cuerpo del otro estamos ‘fritos’.

¿Qué estrategias recomienda para cuidar del cuerpo?

El autocuidado en salud, y otras que hemos inventado como: la gimnasia, la expresión corporal, el teatro, el deporte; dejar de hacer todas esas cosas que atentan contra nosotros, fumar, engordar, beber más de la cuenta, eso es parte de la política del cuidado, porque si una sociedad aprende a cuidar el cuerpo se vuelven menos agresivos con el entorno.

La segunda parte del cuidado es el cuidado del espíritu; a nosotros nos enseñan religión, pero no nos enseñan la espiritualidad. Cuando usted trabaja en disminuir el dolor en el otro, usted está en el grado más alto de espiritualidad, sea de la religión que sea; dicho de otra manera, la mayor expresión de la espiritualidad es la compasión, la cual es evitar o disminuir el dolor en el otro.

¿Por qué la Espiritualidad?

A mayor dimensión espiritual de una persona, hay mayor responsabilidad del entorno, porque sabe que no tenerlas produce un gran dolor, por eso siempre digo en público que cuando un estado es sólido, es un estado compasivo, porque ¿para qué es el ministerio de educación? para evitar el dolor de la ignorancia; ¿para qué el ministerio de salud? para evitar el dolor del sufrimiento; cuando el estado no tiene esa claridad, cree que es para tener poder.

¿Cuál es el paradigma que nos rige hoy?

La acumulación podría ser. Ese paradigma ha producido cosas fantásticas, como la electrónica, la comunicación, la genética, pero así mismo ha producido la contaminación, el calentamiento global, la guerra, Colombia es experto en eso. Nosotros no sabemos acumular riqueza, no usamos el dinero con ese fin sino para acumular plata.

¿Cómo influye la educación en la implementación de una política de cuidado?

En la mente de la gente se cree que la educación privada es mejor que la del estado, ese tipo de percepciones que nosotros tenemos, es lo que hay que enfrentar con el paradigma del cuidado, si no logramos superar esas cosas, no vamos a encontrar el camino.

En Colombia no existe la educación pública, existe la educación del estado. ¿Dónde cree que estudia el hijo del presidente de Estocolmo? en la escuela pública, en la escuela del barrio, en la misma escuela que estudia el hijo del que vende pescado, eso garantiza que tengan educación de la misma calidad. Gran parte de la violencia que tiene Colombia es por eso, porque en Suecia el hijo del portero se puede volver amigo del hijo del presidente; la probabilidad que eso suceda aquí en Colombia es cero. El gran instrumento de articulación que tiene la sociedad es la educación y nosotros la usamos para lo contrario.

¿Existen culturas, regiones, o comunidades que entienden mucho mejor el concepto del cuidado de lo que entendemos nosotros?

Sobre el cuidado del planeta sí, pero en general, cualquier trabajo en beneficio del ser humano, toca violentar la ‘pacha mama’, hay que cortar, hay que arar, hay que sembrar, hay que arrancar, estamos hiriendo el cuerpo vivo de la tierra constantemente.

El Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia está conformado por 58 áreas protegidas, de las cuales, siete se encuentran en la Orinoquia. ¿Cómo articular acciones para el cuidado del medio ambiente, en especial de estas áreas protegidas, donde la deforestación, la ganadería ilegal y los cultivos ilícitos amenazan su conservación?

El producto que más CO2 tiene en el mundo es la carne, y el ser humano no puede prescindir de ella por ahora, porque la carne fue la que le desarrolló el cerebro. El modelo de explotación de la ganadería que tenemos aquí en Colombia es pésimo, porque tumbamos una hectárea de bosque para cultivar una vaca, porque no tenemos otra cosa en la cabeza y creemos que acumular tierra es riqueza; mientras no haya una política mundial sobre cómo manejar la carne esto no va a mejorar.

Por otra parte, no podemos entrar en el problema del proteccionismo total, el conservacionismo no sirve, lo que tenemos que aprender de las comunidades ancestrales es cómo explotar, consumir, vivir y producir cuidando. El problema que tenemos con la selva, es que no podemos decir no toque la selva, porque si no la toca ella misma se va a destruir, necesita un ciclo de destrucción; muchos de los incendios del Amazonas nadie los ocasiona, la selva llega a un lugar de madurez que el calor prende la selva hasta que llega a zonas de frio, y la misma selva vuelve a renovarla.

¿Cómo cultivar la selva siguiendo el paradigma del cuidado?

Lo que salva la naturaleza es la diversidad, tumbar para volver todo ganado, o tumbar para volver todo palma africana es desastroso, todos los biólogos lo han demostrado, la agricultura intensiva de mono cultivo no es bueno para el planeta y no es más productiva que la agricultura campesina. Pero, esos son mitos del mercado que son muy difíciles de destruir, ¿quién va a convencer a los palmeros colombianos que si seguimos cultivando palma le estamos haciendo daño al planeta?, es muy difícil porque hay muchos intereses ahí, y si no hay estados solidos con ética estructurada, no hay nada que hacer.

¿Cuáles son los retos de América latina frente a la crisis climática?

América latina es una de las grandes reservas de agua dulce disponible del mundo, casi todo nuestro territorio es habitable y cultivable. Tenemos una gran diversidad biológica. Somos el continente verde del planeta, a donde todos los otros continentes están mirando como una reserva para superar los desafíos futuros del cambio climático.

No debemos, ni es posible, hacer una muralla para aislarnos y proteger nuestros recursos frente a las consecuencias que otros van a sufrir por el calentamiento global. Seremos y podemos ser parte fundamental del bienestar de la especie humana planetaria si aprendemos e implementamos los valores de esta nueva cosmovisión del cuidado. Este es el nuevo significado que como latinoamericano podemos ofrecer para la nueva humanización del planeta.

CPEO Centro de Estudios de la Orinoquia, CEO, Universidad de los Andes, Centro de Pensamiento Estudiantil Orinoquia, Sostenibilidad , Desarrollo, Medio ambiente, entrevista

  • Visto: 842


Ed. Allianz Cra. 13a #29 - 24 piso 22

Bogotá, Colombia
Cód. Postal: 111711

+(571) 339 49 49 ext. 5307

¡Suscríbete a nuestro Boletín informativo!

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

REDES SOCIALES

Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación
Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964.
Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia.

 

© - Derechos Reservados Universidad de los Andes