• Inicio
  • Medios
  • Noticias
  • Los impactos y posibles efectos de la Reforma Rural Integral fueron analizados en la Universidad de los Andes

Los impactos y posibles efectos de la Reforma Rural Integral fueron analizados en la Universidad de los Andes

Foto VforoTierras900x600

 

Panelistas, integrantes MERUM y CEO

Un grupo de expertos del sector público y privado, academia, campesinos y empresarios, se dieron cita en el Auditorio Mario Laserna de la Universidad de los Andes para analizar y debatir sobre la implementación, desafíos y posibles efectos de la Reforma Rural Integral.

Esta Reforma se planteó como un mecanismo que, según el Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno Nacional y las Farc en La Habana, precisa las bases para la transformación del campo, optimizando las condiciones de calidad de vida para la población rural proponiendo la erradicación de la pobreza rural extrema y la disminución en un 50% de la pobreza en el campo, bases que permitirían el desarrollo de la agricultura campesina, familiar y comunitaria.

Sin embargo, varios sectores entre ellos empresarios, campesinos, líderes comunitarios, grupos indígenas, agremiaciones, la academia y la comunidad en general, se muestran escépticos ante un escenario de incertidumbre preguntándose cómo caminar hacia una convivencia más pacífica, democrática y productiva en las zonas rurales del país, para el caso de estudio, la región de la Orinoquia.

De este modo, los más de 200 asistentes al V Foro de Tierras organizado por el CEO (Centro de Estudios de la Orinoquia) de la Universidad de los Andes, en alianza con MERUM (Mesa de Rectores y Directores de Instituciones de Educación Superior con presencia en el Meta), analizaron desde diferentes miradas el estado de la tierra en Colombia; Zidres y baldíos: mitos, realidades e implicaciones; ¿Ganadería extensiva y posconflicto? y finalmente, El ideario y acciones del posconflicto.

Para iniciar el Foro, el profesor de la Universidad de los Llanos Álvaro Ocampo y moderador del primer panel planteó algunas preocupaciones sobre el futuro de la Orinoquia en la dirección del concepto de la tierra y de la sostenibilidad, preguntando a los panelistas: ¿la tierra qué representa para la paz, qué compromiso debería tener la tierra en la producción de alimentos, la tierra como un componente de desarrollo social e incluyente del país? Para Luz Amparo Fonseca, analista de IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura), “el modelo de Desarrollo Rural y Agrario debe ser un modelo con ordenamiento social y productivo donde la gente cuenta tanto como la tierra”.

Por su parte, el Senador Jorge Enrique Robledo planteó una relación entre tierra y producción asegurando que, “la tierra es importante pero no es el fin, es el medio para la producción […] el agro en Colombia debe desarrollarse mediante un modelo que he llamado de tipo ‘dual’, por un lado, campesinos e indígenas con producción parcelaria y, por otro lado, producción empresarial con obreros agrícolas protegidos y respaldados por el Estado”.

Finalmente, Jaime Forero, director del Observatorio Rural de la Universidad de la Salle, comentó su perspectiva sobre la productividad en la unidad familiar-campesina, puntualmente en la Orinoquia. “Desde hace al menos 20 años de estudios en el país hemos encontrado persistentemente y con una tendencia generalizada que la agricultura familiar es altísimamente eficiente, inclusive en zonas de tan difícil laboreo y extremas condiciones productivas como la altillanura. En ese sentido no es tan desastroso el modelo”.

Tras este contexto, en el segundo panel, moderado por Armando Corredor, profesor de la Facultad de Economía de Los Andes y la Javeriana; Ángela Penagos, directora ejecutiva de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, abrió la discusión destacando que, “aunque el espíritu de la Ley Zidres busca promover el desarrollo agroindustrial en zonas alejadas a través de economías de escala […] hay una colisión de competencias entre la autonomía territorial y lo que se dispone con la Ley”, concluyendo con la reflexión, “¿esto cómo se va a lograr, cuánto tiempo va a tomar?

Para Dora Inés Rey, directora Técnica de Ordenamiento de la Propiedad y Mercado de Tierras de la Upra (Unidad de Planificación Rural Agropecuaria), estas las pautas le permitieron articularse al debate aclarando cómo desde la entidad están abordando el proceso de identificación de las Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico y Social (Zidres), destacando el papel de los territorios, ”la instrucción de la sentencia destaca que esto es un trabajo que no se puede imponer desde la ciudad, sino que debe hacerse de la mano de los actores territoriales”.

Por su parte, Sonia Cortés, Decana de la Facultad de derecho de la Universidad Santo Tomás sede Villavicencio, mencionó algunos resultados de estudios del Centro de Estudios Socio Jurídicos de la misma universidad que evidencian la necesidad de abordar el desarrollo agrario en Colombia. Mientras que Mauricio Velásquez, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes, compartió principalmente la experiencia de Brasil y Estados Unidos con el tema de los baldíos, “la reflexión que está detrás de todo esto es que estos dos países son Estados más fuertes que Colombia que, aunque con procesos traumáticos en sus zonas rurales, han reconocido que no es fácil hacerlo de manera unilateral y que además ha habido una convergencia de intereses políticos que ayudan a pensar la agenda legislativa”.

Finalmente, el abogado Guillermo Forero analizó las diferentes interpretaciones que ha tenido el texto de la Ley, destacando el papel de la Corte Constitucional como “arbitro” para que, con autoridad, explicara de una sola manera las “interpretaciones legítimas” en conflicto que existían sobre la norma, Forero ilustró al público sobre cómo queda la Ley Zidres tras esta interpretación de la Corte.

Por su parte, Amanda Herrera, directora de la Corporación Corocora, moderó el tercer panel de ganadería extensiva y su papel en el posconflicto. Inicialmente el director de Corpoica Centro de Investigaciones La Libertad, Rubén Valencia, hizo un contundente llamado para que haya un mayor interés por conocer la realidad de la Orinoquia, “muchas decisiones se toman desde el nivel central y se habla de tecnología, pero pocos conocen lo que realmente hay de oferta tecnológica para esta gran región […] hay que desarrollar estrategias donde la educación, la política, la ciencia y la tecnología se unan y puedan converger hacia esa gran región de Colombia”.

Mientras que, Luis Eduardo Arias, presidente del Comité de Ganaderos del Meta, destacó el potencial de esta zona del país en términos ganaderos, “el 70% del consumo de carne en Colombia proviene de la Orinoquia. Ocupar la tercera parte del territorio nacional y la mayor producción de ganado del país con el 25% del inventario, nos hace pensar que es un modelo que hemos asumido porque es el nos permite hacer las explotaciones que hoy tenemos”.

Abordando el tema de la alimentación, el profesor emérito de la Universidad de los Andes Manuel Rodríguez Becerra analizó que, “hay que disminuir drásticamente el consumo de carne per cápita en el mundo porque de acuerdo con los estudios que tenemos, no existe la capacidad de los ecosistemas para aumentar ganadería y la que está dedicada para tal fin es ineficiente”.

Para terminar este panel, el profesor Carlos Duarte de la Universidad Javeriana de Cali, destacó dos visiones principalmente, “en primer lugar la discusión global, el cambio climático y el efecto invernadero, es decir, la contaminación que produce el ganado por su estructura fisiológica y segundo, en la discusión nacional hay dos proporciones importantes a analizar: Hay 34 millones de ha. que están siendo utilizadas para la ganadería cuando la vocación de los suelos es de 15 millones y de otra parte hay 5 millones de ha. utilizadas en agricultura cuando la vocación es de 22”.

Para finalizar, el último panel abordó el ideario y las acciones del posconflicto moderado por Fernando Campo, director del Centro de Pensamiento de la Orinoquia de la Universidad de los Llanos. Hablando puntualmente del diagnóstico de la implementación de los acuerdos, Campo preguntó a los panelistas cómo ven el avance del posconflicto. Juan Manuel Ospina, ex senador de la República, inició el diálogo aclarando “es necesario hacer una distinción entre los acuerdos políticos relacionados con el desarme, la reincorporación, las víctimas y la justicia, un punto con varias dificultades pero que está avanzando, y, por otra parte, la prioridad que debe darse a las tareas de trasformación del país desde un énfasis rural”.

Ante este hecho, el profesor Milcíades Vizcaíno de la Universidad Cooperativa de Colombia campus Villavicencio, destacó la percepción múltiple que tiene frente al tema, “primero la desmovilización del 94% de los militantes de las Farc tras 70 años de conflicto; segundo, el contexto general de tal conflicto donde la sociedad pagó esa deuda sin merecerla y tercero la creación de la cultura del narcotráfico”.

Para finalizar, Sergio Marín de la Farc (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) enfatizó en la importancia de entender el conjunto de circunstancias que se produjeron alrededor del Acuerdo, “es necesario hacer un contexto sin el cual es imposible entender el Acuerdo y su implementación […] Hay que reconocer en la historia los hechos tal cual se dieron […] Algo que le ha faltado a la clase dirigente colombiana es grandeza y sentido del momento histórico”.

En el cierre, César Pérez, Coordinador de MERUM, señaló la necesidad de continuar con el diálogo en la región y de fortalecer los esfuerzos de estas alianzas estratégicas, “somos 14 instituciones de 24 que tiene establecidas el Ministerio de Educación, constituidas para promover la integración y el esfuerzo común, reconociéndonos individualmente pero también como pares que trabajan por la región”, por su parte, el director del CEO, Carlos Montenegro, agradeció el interés de los asistentes y destacó los aportes de cada uno de los panelistas y moderadores, “es fundamental hablar de este tema tan importante, en el CEO hemos desarrollado cinco foros de esta índole que buscan abrir espacios de diálogo en el que participen cada uno de los sectores determinantes para el desarrollo de la Orinoquia y del país en general”.

Vea aquí el video completo del Foro

CPEO Centro de Estudios de la Orinoquia, CEO, Universidad de los Andes, Centro de Pensamiento Estudiantil Orinoquia, Orinoquia, Sostenibilidad , Tierras

  • Visto: 485


Ed. Allianz Cra. 13a #29 - 24 piso 22

Bogotá, Colombia
Cód. Postal: 111711

+(571) 339 49 49 ext. 5307

¡Suscríbete a nuestro Boletín informativo!

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

REDES SOCIALES

Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación
Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964.
Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia.

 

© - Derechos Reservados Universidad de los Andes