Reservas Naturales de la Sociedad Civil

Hato Laaurora02El Hato La Aurora es una de las fincas reconocidas en el departamento del Casanare por su extensión y por el trabajo de conservación de flora y fauna que promueve. Está ubicada entre los municipios de Hato Corozal y Paz de Ariporo, lo que indica la enorme cantidad de tierras que comprende. La familia Barragán es la dueña de este Hato y Nelson, uno de los hermanos, es quien administra el hotel Juan Solito, ubicado al interior del Hato.

Llegar toma bastante tiempo, pero todo el recorrido vale la pena. Empieza con un vuelo de 45 minutos de Bogotá a Yopal en el que la cordillera oriental es el principal atractivo. Es imposible no mirar por la ventana para ver el embalse de Tominé, la represa de Chivor y la gran cantidad de ríos que se desprenden de todos los páramos de la cordillera. En Yopal se toma un vehículo 4x4 que durante más de cuatro horas atraviesa inmensas sabanas sembradas con arroz y algunas con cientos de cabezas de ganado. Luego de dos horas de recorrido se acaba el pavimento y se empieza a recorrer una ancha carretera de tierra en la que el calor se hace mucho más intenso, pues tener las ventanas abiertas no es una opción y el aire acondicionado de una Toyota burbuja del 94 no es suficiente.

Foto: Martín Guzmán

Termina el viaje en carro y en un pequeño caserío, Montañas del Totumo, en el que la estación de policía a duras penas tiene puerta, pues policías no se ven, hay una pequeña tienda con una mesa de billar y cerveza fría. Ahí el medio de transporte pasa a ser una pequeña embarcación que sube por el Río Ariporo hasta el Hotel Juan Solito, administrado por Nelson.

Aun si el viaje es largo, la experiencia vale la pena, más aún por lo que se vive en los días siguientes, particularmente para quienes no han visitado nunca la región. Los distintos paisajes y animales que allí habitan hacen que se viva una experiencia única.

Esta experiencia no es solo posible por la diversidad propia de la región, sino también porque el Hato La Aurora es una Reserva Natural de la Sociedad Civil. En consecuencia, resulta pertinente entender en qué consiste esta figura y la importancia que tiene para la preservación de la flora y la fauna.

Hato horizaontal

Foto: Martín Guzmán

Las Reservas Naturales de la Sociedad Civil son predios que, por decisión autónoma de sus propietarios, se convierten en reserva natural protectora de un ecosistema o hábitat determinado, velando por su restauración, conservación y producción sostenible. Esta figura jurídica la introdujo la Ley 99 de 1993 a través del artículo 109, en el que se hace referencia a la conservación de “[…] una muestra de un ecosistema natural […]”. La muestra de ecosistema natural”, con base en el artículo 1° del Decreto 1996 de 1999, se debe entender como “[…] la unidad funcional de elementos bióticos y abióticos que ha evolucionado naturalmente y mantiene la estructura, composición dinámica y funciones ecológicas características del mismo”.

El mismo Decreto contempla que las Reservas Naturales de la Sociedad Civil pueden ser utilizadas para la conservación, preservación y regeneración de ecosistemas; la conservación, preservación y recuperación de fauna nativa; actividades relacionadas a la recreación y al ecoturismo; finalmente, investigación básica y aplicada.

Estos primeros lineamientos dejan entrever la importancia de las Reservas Naturales de la Sociedad Civil para la conservación de la flora y fauna en una región como la Orinoquia. Sobre todo, teniendo en cuenta que un importante porcentaje de los predios que se encuentran alrededor de La Aurora dedica el suelo al cultivo de arroz. Pero, además, es interesante destacar que las Reservas Naturales de la Sociedad Civil permiten a sus titulares participar en los procesos de planeación de programas de desarrollo, ser consultados de manera previa frente a la ejecución de inversiones públicas que los afectan, además de acceder a una serie de beneficios .

Con base en lo anterior, se puede entender que la conversión de un predio a Reserva Natural de la Sociedad Civil es uno de los mecanismos clave en la carrera por evitar la pérdida de diversidad en la flora y fauna de la Orinoquia.

Autor: Martín Guzmán / Estudiante de Ciencia Política y Derecho Universidad de los Andes / Miembro CPEO

 

1 Ley que crea el Ministerio de Medio Ambiente, reordena el Sector Público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables, se organiza el Sistema Nacional Ambiental, SINA, entre otras disposiciones.
2 Ejemplo de estos incentivos son los beneficios tributarios que obtienen las inversiones realizadas por los titulares de las Reservas, la deducción de hasta un 25% de las inversiones que se hayan realizado en el año gravable (Art. 255 Ley 1819 de 2016).