Los retos de la Agricultura Familiar en Colombia

ConversatorioAF28082017Bogotá, D.C., 25 de agosto de 2017. – Un vehemente llamado a todos los sectores sobre el papel que debe jugar la agricultura familiar en Colombia, y un análisis sobre las experiencias exitosas en países líderes de América Latina en este tema como Argentina, Brasil y México, fueron los objetivos que se cumplieron durante el conversatorio “Agricultura Familiar y Sustitución de Cultivos Ilícitos. Caso: Orinoquia”.

Este conversatorio que hacía parte de la jornada #DíaPaíz ‘Enlazados por la Paz’, jornada liderada por varias universidades del país, permitió evidenciar la necesidad de abordar este tema desde todos los eslabones de la cadena el productor, consumidor y empresas. Generando de esta forma un reto mayor en el estudio y análisis de las estrategias que deben implementarse en cada uno de estos componentes.

Otro de los temas que llamó la atención entre los casi cien asistentes, fue el reto que afronta la región de la Orinoquia colombiana, históricamente afectada por la siembre de cultivos ilícitos, y que en este transición que está haciendo el país en temas de paz y posconflicto la agricultura familiar juega un papel fundamental en el desarrollo de esta región.

Los expertos nacionales invitados al Conversatorio coincidieron en que “la persistencia de los cultivos ilícitos está ligada en parte a la existencia de condiciones de pobreza, marginalidad, débil presencia institucional, además de la presencia de organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico”, tal como quedó reconocido en los Acuerdos de Paz.

Para Carlos Montenegro, director del CEO (Centro de Estudios de la Orinoquia) de la Universidad de los Andes, “es necesario que unamos esfuerzos en iniciativas como esta. La agricultura familiar es una solución fundamental para problemas mundiales, hay estudios que lo reiteran apuntando en la dirección de las actividades agrícolas de base familiar. En el caso de la Orinoquia, su biodiversidad es rica y un poco más compleja, diversidad que deberíamos trabajar en lugar de combatir”.

Además, resaltó la importancia de involucrar a los estudiantes en este campo, “los estudiantes deben apropiarse del futuro del país, porque son ellos quienes vivirán ahí”, puntualizó Montenegro.

El conversatorio que fue organizado por el CEO de la universidad de los Andes; en alianza con la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional y la Red Nacional de Agricultura Familiar, permitió generar un espacio de participación sobre el problema de las drogas ilícitas y su impacto en la población rural y urbana.

MEMORIAS:

Álvaro Acevedo – Universidad Nacional de Colombia: ¿Cómo definir la agricultura familiar?

Sergio Schneider – FAO Brasil: ¿Cuáles con las alternativas de promoción de la economía campesina en países como Colombia, en donde el cultivo de uso ilícito ha primado en los últimos años?

Darío Fajardo – Universidad Externado de Colombia: ¿Cuál es la importancia de la economía campesina para la construcción de una paz estable, sostenible y duradera?

Eduardo Román – FAO Chile: ¿Cómo debería pensarse en el corto, mediano y largo plazo un fortalecimiento de la economía campesina para trasformar el campo en Colombia y promover la sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito?